5/8/11

Y es que a veces duele tanto que quiero dejar de respirar.

El oxígeno se filtra a través de los poros de mi piel, o eso me da a entender, inhalo y exhalo la misma substancia una y otra vez, nada cambia, todo permanece constante, hasta ese instante, se acerca el final, el corazón acelera su ritmo marcando un temible un, dos, un, dos, los pulmones empiezan a acelerar su proceso, oxígeno, dióxido de carbono, oxígeno, dióxido de carbono, presiento que llegará el final, aunque quizás sea este final el que simbolice un verdadero comienzo. Tras un océano de dudas decido hacer presencia de mi casi invisible valentía, al fin me decido, voy a volar, atravesaré el miedo, el terror y la vergüenza, venceré al orgullo, al dolor y al amor, me volveré más fuerte, valiente e invencible, y justo ahí cuando despliego mis alas tengo que quedarme quieta y ver como algo o alguien me las cortan, esa terrible sensación, la de que haga lo que haga siempre sucederá lo mismo, da igual la suerte, las ganas, la esperanza, la gente, todo acaba en el mismo sitio, ese es mi destino, mi moneda, si eliges cara fracaso, si eliges cruz victoria, no lo sabrás hasta que decides lanzarla, ¿pero eres tú el que hace esa acción verdad? No el azar, ni el destino, eres tú, controlando tu vida.
Att: Carla♥

4 comentarios:

  1. Hay q saber desplegar nuestras alas y aprender a volar...Por nosotras mismas!!!
    Sólo así llegaremos a algún lugar...
    Besotes!

    ResponderEliminar
  2. estoy de acuerdo con "la rubia tarada" esta bien vencer a ese miedo pero si no aprendes a volar te quedas ai retrocediendo poco a poco ¡MUCHA SUERTE!
    Y BESSITOS .

    ResponderEliminar
  3. Como puedes escribir así? Desde principio a fin me has tenido enganchada :)

    ResponderEliminar
  4. Ya lo dicen, lo que no nos mata nos hace más fuertes. Hay que saber dejar el pasado atrás y volar hacia el futuro.

    Un abrazo :D

    ResponderEliminar