1/2/12

Un hombre que tenía mucho, mucho miedo a volar por lo que nunca aterrizó.

. Despertarme completamente desnuda, en la planta de arriba de un rascacielos, con una taza de café, coger la primera camiseta y las primeras bragas que vea, ponérmelas y salir a la terraza, mirar hacia abajo, e imaginar mi cuerpo cayendo, piso por piso, que caras pondrían ¿los empresarios? ¿los niños? ¿los ancianos? ¿que cara pondría yo misma al saber que me quedan menos de dos segundos de vida?
. 6 de la tarde (Noche en Noruega), salir a fuera de mi cabaña de madera, adornada con todo lo que siempre quise tener, sin importar que contraste con el resto o que sea hortera, salir corriendo, rumbo al jacuzzi exterior, con un biquini, meterme en el jacuzzi, que venga él y que me sirva un cóctel, que se meta conmigo, y mientras la nieve cae, mientras se escuchan trineos y ruidos salvajes fuera, ver una aurora boreal, que ilumina la noche, que nos ilumine la vida.
. Una cama llena de pétalos de rosa y velas alrededor para mi primera vez.
. Un paseo a la luz de la luna, descalza, mientras el agua me acaricia los pies, y sin pensarlo dos, ni tres veces, bañarme de madrugada.
Miles, billones de cosas, que quiero (necesito) hacer, quizás mañana sea demasiado tarde, me lo he prometido, como si tengo que ir con una mochila a mi espalda y andando hasta diferentes parte del mundo sin ni un solo euro, dolar o libra, si de verdad lo quiero, de verdad lo haré.
Att: Carla♥

3 comentarios:

  1. Sobre lo ultimo que pusiste, nunca te des por vencida ;)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta sobre todo el primer párrafo, imaginar como sería caer de un rascacielos, nunca lo había pensado!
    Muy bueno!
    Hazlo todo, si tu quieres, puedes.

    ResponderEliminar