1/7/12

"Eres la llave inmortal que abre este mortal presidio, desde el Tiste Tutanclán hasta el Ojalá de Silvio"

Ella había estado en numerosas ciudades, en numerosos países, su padre era embajador así que podría decirse que ella tenía todo lo que quería, aunque eso no fuera cierto del todo.
Cuando a los 5 años ella quiso un perro, se lo regalaron, un bichón maltés de pura raza, Ludwig, ella lo vio y se enamoró de él, se sentía muy sola, tenía muchas cosas pero las mejores cosas son gratis y desinteresadas y requieren tiempo, cosa que su familia no tenía... Pasó su infancia leyendo cuentos para princesas, cuando la niña creció eligió la música rock, el punk, el heavy, a sus padres no les gustaba y eso hacía que cada vez le gustase más, pasaba largas noches en su habitación perdiéndose entre los acordes de Kurt Cobain, entre la ira desenfrenada de los Sex Pistols cantando Anarchy in the UK, su habitación, pintada de un rosa pastel se convirtió en un mural de todos los cantantes, bandas, y letras de canciones que uno puede imaginar, su padre cada vez pasaba menos tiempo en casa y su madre iba cayendo en una fuerte depresión, era hija única así que aparte de su perrrito Ludwig, el único que la había querido en toda su vida su único apoyo era el de la música y la lectura (gusto que había mantenido desde pequeña) cada día leía y escuchaba más música, se sumergía en nuevos mundos, mundos en los que su padre no andaba con una mujer en cada ciudad y su madre era feliz con un hombre que la supiera valorar, mundos en los que ella era feliz. ¿Sus sueños? ¿a parte de ser feliz? Quería cantar ¿os imagináis? La hija de un embajador: Estrella del rock (Si se lo decís a los creadores de "Imagina ser" para Nintendo DS probablemente lo harían) Ella se lo dijo a Margaret, su criada, la única persona de toda esa mansión con la que tenía confianza, Margaret, hija de una familia humilde con la típica clase de esperanza que une a la gente le respondió que si tenía un sueño debía luchar por él, Kate decidió apuntarse a clases de guitarra y a clases de canto, sin la autorización de sus padres, tampoco era necesaria, su madre no se enteraba ni de que salía de casa y su padre no estaba ahí para verlo, a los 19 Kate no aguantaba más ese panorama y decidió hablar con su madre, decirle todo lo que había echo mal y pese a ello, recordarle que la quería, su madre decidió luchar, poco a poco encaminó una carrera que la sacase de esa depresión en la que estaba sumida desde hace demasiado tiempo, Kate decidió alquilar un piso a las afueras de la ciudad, algo modesto, empezó a tocar en pubs de baja categoría y hoy, Kate, la hija de un embajador, estrella del rock toca en cada stage de cada ciudad en la que ni con su padres había estado, su padre sigue como siempre, su madre sale adelante por ella, pero ella... ELLA ES FELIZ.
Att: Carla♥

1 comentario:

  1. Bueno, bueno... Carla, Carla...

    Cada día superándote en esto de plasmar palabras en un papel virtual, y te agradezco esos momentos en los que me sacas una sonrisa, sea por una historia o por nuestras cosas. Muy bien, PA, ¿te suena? Jajajaja

    ResponderEliminar