18/11/12

No tengo miedo de madurar, tengo miedo de cambiar y de que luego no me reconozcan.

El problema no es que la gente madure, el problema es cuando la gente cambia tanto que no llegas a reconocerla, es cuando ves a esa persona y ya no eres capaz de recordarla como aquella niña que jugaba contigo en el patio del colegio a encontrar insectos, no eres capaz de recordar como nos enfadábamos en el recreo y a la tarde ya estábamos llamando la una a la casa de la otra pidiéndole perdón, cuando te veo ya no consigo asociarte a tu otro yo, y eso no es madurar porque todos maduramos, obviamente la niña de 4 años no es igual que la de 12 pero de cierta forma es la misma persona, ese es el problema que tú ya no eres la misma persona, y me parece inconcebible en como solo un verano una persona puede distanciarse y cambiar tanto, no te voy a decir "no es que no me guste tu nueva tu" porque la verdad es que no me gusta, echo de menos a aquella que un día fue mi mejor amiga, con la que estuve enfadada los 6 peores meses de mi vida por una tontería, esa que ponía excusas cuando no quería hacer algo, te echo de menos tía, así que por favor, date cuenta de que si todo no está como antes es porque tú, tu nueva actitud y tu nueva personalidad ha decidido no estarlo,
te quiere,
hoy y siempre,
Carla.

3 comentarios:

  1. Me da mucha pena, sobre todo porque también lo he vivido... La gente cambia queramos o no, pero en fin, hay que seguir adelante pase lo que pase... Hace tiempo que ya me di cuenta que las amistades no son para siempre...

    Un beso! Desde http://jedentag15.blogspot.com.es/ ♥

    ResponderEliminar
  2. El madurar no te hará cambiar, simplemente te hará ver las cosas de manera diferente, comportarte de manera diferente, pensar de manera diferente, pero la niña que eres siemrpe estará en ti, eso no cambia y tú no cambias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con este comentario, todos maduramos pero seguimos siendo la misma persona ese es el problema, cuando esa persona ya o es la persona que tú conoces, cuando la miras a los ojos y ya no eres capaz de identificarla con su antiguo yo.

      Eliminar