13/12/12

Lo que el viento trae te cala en los huesos.

Faltan 10 minutos para las siete, para que suene el despertador pero ella ya lleva despierta mucho, tiempo, toda la noche pensando en él, así lo prueban sus ojeras.
Suena el despertador, son las siete, hora de despertarse, de comenzar la rutina, su primer pensamiento viene a ser algo como "voy a seguir adelante por él".
Y se levanta, se sienta en la cama y no puede evitarlo, comienza a llorar con la cara entre sus manos, llora y empieza a temblar, y llora cada vez que se da cuenta de que él ya no está ahí para abrazarla, cada vez llora más, son las siete y cuarto, la alarma se ha pospuesto, ella se ha hecho un ovillo en la cama y está llorando, las siete y media, ya no le importa nada de lo que le rodea, ni siquiera se importa a si misma, sólo quiere que él regrese, las ocho, se ha dado cuenta de que llorando él no volverá y se promete luchar con su vida la vida que a él le han arrebatado, se levanta, se pone un poco de rímel, se viste con una sudadera, vaqueros, vans y gorro, coge la mochila y se va a clases, nada ha cambiado, sigue pensando en él, cada vez desconecta de todo con más facilidad, la profesora la está llamando pero ella apenas escucha un murmullo, sus pensamientos suenan demasiado fuerte.
Se levanta cada mañana y cuando logra dormir, aunque sea una hora ¿Sabéis cual es su primer sentimiento? el de vacío. Un punto en el pecho que le oprime el corazón y el estómago, un nudo en la garganta que hará que se derramen las primeras lágrimas antes del amanecer. Vacía, así se siente desde que él se fue, pero ella no sabe que él la está cuidando, que cada vez que ella siente frío él la está meciendo entre sus brazos, ella no sabe que el viento trae su nombre no para llorarlo si no para no olvidarlo.
Att: Carla♥

2 comentarios: