11/3/13

Run for your life.

Pensé que podría soportarlo.
En ese primer momento en el que me miraste supe que si algún día empezábamos algo, algún día tendría que acabar. Sin embargo, la posibilidad de acabar con esa historia me pareció imposible, pensé que aunque eso llegara, podría superarlo, fui capaz de sobrevivir antes de conocerte, ¿por qué no iba a ser capaz de hacerlo después de haberte perdido? El caso es que no fue así, te fuiste, y de mi no quedó lo que había antes, tristeza, derrota y desolación, te llevaste una gran parte de mí, cada día era un nuevo abismo sin ti, intentaba decirme que la vida seguía, lloraba hasta quedarme dormida, tenía la cabeza ausente y la mirada perdida la mayor parte del día pero seguía levantándome a cada mañana, esperanza supongo, auto superación o simple orgullo propio.
Me equivocaba al pensar en que podría soportarlo, en que podría superar (lo/te), y es que ya no era "una sola lágrima más", o "otro desamor", ni siquiera entrabas en la categoría de "decepción", me calaste hasta los huesos, y ahí estás todavía, tendrás las puertas de mi corazón abiertas por si decides regresar, no te voy a mentir, una pequeña parte de mi siempre se decantará por ti entre todos los demás, pero piénsalo bien porque puede que las puertas de mi casa y mi cama estén cerradas la próxima vez.
Att: Carla♥

2 comentarios:

  1. La esperanza a veces se nos hace absurda, aunque nunca se acaba...

    ResponderEliminar
  2. Me identifico un montón. Es como sentir la sensación de que nadie podrá igualar aquella historia que una vez viviste...
    Pasate ;) http://onlyonelife-followyourdreams.blogspot.com.es

    ResponderEliminar