2/5/13

"¡Floréceme los te quieros! ¡Sé mi primavera! ¡Vísteme de ti!"

Y pienso, que todo iría mejor si demostráramos un poquito más y prometiésemos un poquito menos.
Si nos esforzásemos más por hacer sonreír a una persona día a día que con jurarle la felicidad el día de mañana.
Sinceramente, creo que los mejores abrazos son esos con sabor a "quédate un poco más", que los mejores besos son los que van en el medio de la cadena, con un sabor a "no me dejes", creo que todo iría mejor, si olvidásemos el "para siempre" y nos limitásemos a vivir cada momento.
Todo iría mejor si disfrutásemos las cosas sencillas, una buena taza de café por la mañana, el acto de caminar para ir a cualquier sitio, o coger la bici, hacer un viaje de dos horas en coche, un viaje a otro país en avión, si saboreáramos la vida, si absorbiésemos su néctar, si nos preocupásemos menos por los demás y lo que queremos que hagan para ser nosotros felices y nos dedicásemos a hacerlo nosotros mismos. Todo iría mejor si no pospusiésemos el mañana, si nos diésemos cuenta de que no somos eternos, de que somos más efímeros que la calada de un cigarro.
Honestamente pienso que, si nos preocupásemos por una felicidad a corto plazo, por ir con calma, hacer las cosas tranquilas, y seguir algunos impulsos, de esos que te dictan las tripas de vez en cuando, decir te quiero cuando lo sientes, pedir perdón cuando te arrepientes o mirar a los ojos cuando quieres decir algo de verdad, si fuésemos capaces de subir el volumen a la música y bajar el de los problemas o escapar de nuestra mente por media hora, todo, todo iría mucho mejor.
¿Y si no lo logramos? Podremos intentarlo ¿Y lo mejor? Las veces que necesitemos.
Att: Carla♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario