6/5/13

Young and beautiful.

Creo que la mejor parte de nuestra vida, en unas circunstancias normales, será nuestra juventud.
Piénsalo, no tenemos nada que perderpodemos permitirnos el apostarnos todo, porque lo peor que podría pasar es que ganáramos algo.
Es el momento en el que te importa una mierda lo que hablen de ti porque te das cuenta de que criticar tus defectos no realzará sus virtudes.
Te da igual ahogarte en una botella de Jack Daniel's cada sábado y despertar el domingo abrazado a una botella de Absolut, te da exactamente igual.
No anclas tu vida a una persona, porque todas, tarde o temprano, sin excepción, se largan.
Pasas de la amistad, pillas el concepto de lealtad y romperías bocas por ver sus sonrisas pero aprendes a no involucrarte por una persona que no se mojaría por ti.
Tu puta rabia controla la situación, y tienes dejado sangrándote los nudillos por la puta impotencia.
No tienes un futuro, tampoco un pasado, porque eres plenamente consciente de que tu vida comienza en ese momento.
Eres eterno y efímero a la vez y vives lo mejor de cada una de esas dos contradicciones, exprimes la vida que te ha tocado vivir, absorbes el néctar, y aunque no lo seas, te sientes libre.
Si ahora volviera a aquellos momentos podría permitirme el gran lujo de romper la botella de whisky contra la puta pared, y salir dando un gran portazo para volver dentro de una semana con las maletas, la mirada perdida y el polvo de reconciliación, por desgracia, ya no soy tan joven como creía, así que simplemente dormiremos en la misma cama, a centímetros del otro, sin tocarnos, porque nos separa una frontera inquebrantable formada por el orgullo.
Quien sabe, quizás si seamos capaces de mandarlo todo a la mierda, renunciar a los lujos y volver a aspirar al placer de perderte cada fin de semana en un pub y encontrarte a la mañana siguiente en camas ajenas.
Quizás, no sea la edad, y todo lo que nos frene sea el miedo.
Att: Carla♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario