18/6/13

"Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos."

Me encantaría descubrir mundo, conocer a otra gente, ir a todos los sitios más recónditos del planeta y sentirme como en casa, porque este edificio, este bloque de cemento no es mi hogar, ni siquiera es mi casa, es donde vivo, pero no porque lo haya elegido.

Quiero viajar, conocer diferentes pueblos, diferentes tribus, costumbres, ver una aurora Boreal desde Noruega, coger el ferry y disfrutar de los fiordos, quiero disfrutar del frío de los países nórdicos, quiero estar en Brasil, estar en Río, en la playa de Copacabana tomándome un daiquiri de melocotón (aunque nunca lo he probado), y disfrutar también del calor, estar en Australia, en Sidney, Melbourne, Canberra, estar en nueva Zelanda, En Tasmania, en Tailandia, en Singapur, en Dubái, en África, en Venezuela, en Colombia, en Dinamarca, en Rusia, en China, en Japón, quiero viajar por el mundo y maravillarme al observar que sea de dónde sea la gente, hable el idioma o el dialecto que hable, siempre habrá una comunicación que va más allá de las palabras, el amor.

Quiero descubrir gestos tan sencillos como el recién nacido que te coge la mano, o dos niños pequeños aprendiendo a andar en bicicleta, quiero ver primeros besos, y escuchar “te quieros”, quiero ver a gente sonreír, aunque no sea feliz, porque eso significa que lo están intentando, quiero gente que los apoye en la lucha, que les demuestre que no están solos, quiero a una madre haciéndole una coleta a su hija de dos años, quiero a un padre levantando a su hijo por los aires y a una tía jugando con sus sobrinos al pilla pilla por el parque, quiero ver detalles tan tontos y a la vez tan valiosos como una llamada de teléfono que sólo dice “He estado pensando en ti y, te quiero. No sé qué hacer al respeto, ni sé cómo afrontarlo, sólo sé que te quiero, y cuando eso no sea suficiente, te seguiré queriendo.”, quiero ver una nota escrita a toda prisa en una servilleta cuando ella va al baño con un “te acabas de ir y ya estoy pensando en ti”, quiero ver declaraciones de amor, no pedidas de mano, ni bodas, quiero actos que lo demuestren. Quiero que vaya a donde vaya pueda identificar estos gestos, quiero que la gente sea feliz, y que los que tienen mucho se pregunten que hubiera sido de sí mismos si no tuvieran tanto y decidan compartir con los que no tienen. Quiero que la felicidad no venga en los anuncios de Coca-Cola, quiero que salga de los corazones de la gente y que su onda expansiva sea más grande que la bomba atómica en Nagasaki e Hiroshima.

Por una vez, solo por una vez, quiero tomar parte en todo esto.

Att: Carla♥



No hay comentarios:

Publicar un comentario