7/7/13

'Cada dos pasos que avances uno harán que retrocedas, si esperas que vengan a ayudarte mal lo llevas'

Estábamos en el coche, ya pasaban de las 10 de la noche y veníamos ya de vuelta para casa, habíamos pasado el día fuera y veníamos agotados.
Pese a ser las 10 de la noche todavía no había anochecido, el cielo se cubría de tonalidades naranjas, rojas y rosas, a medida que nos acercábamos más a mi ciudad se hacía más de noche, hasta que el cielo se cubrió de un azul un poco más intenso que el color celeste.
No sé de que estábamos hablando, ni en que estaba pensando en ese momento, simplemente me quedé mirando para el cielo.
Entonces sonó una de mis canciones favoritas en la radio y les dije que subieran el volumen y empecé a cantarla, ellos empezaron a hablar y aunque casi no la escuchaba me la sabía de memoria e íbamos al tiempo.
Entonces fue cuando mi hermana apoyó la cabeza en el hombro de mi madre, mi madre la cogió de la mano y le repitió unas tres veces lo mucho que la quería, y le dio un beso, y mi hermana le dijo que era muy pesada, pero se rió cuando comenzó a hacerle cosquillas.
Y ahí estaba yo otra vez, no parecía mi vida, ni esa mi familia, no formaba parte de eso, era una tercera persona ajena a su felicidad.
Y no pude evitar compararnos, a mí y a mi hermana.
¿Cuándo fue la última vez que me quiso, me miró y me besó así mi madre?
No lo recuerdo, quizás eso sea lo peor, que lo he olvidado y que incluso estoy comenzando a dudar de si alguna vez estuvimos tan cerca la una de la otra no física, si no emocionalmente como en ese momento estaba con mi hermana.
Me mató verlas así, porque en fin, parece que yo siempre soy la que jode las cosas, y la que pasa de todo, la que no tiene sentimientos y la hija de puta de la familia, pero necesito que me quieran, y de eso nadie se da cuenta.
Att: Carla♥

3 comentarios:

  1. Me siento tan identificada que hasta lloraría... sé perfectamente cual es ese sentimiento. Pero realmente cree firmemente que tu madre te quiere, nunca lo dudes y que algún día se arreglará todo. A veces estamos tan perdidos que nos separamos de todo, sólo deseando que nos vengan a buscar.

    ResponderEliminar
  2. Una persona que te quiere no te destruye.
    No te echa de casa a los 13 años, ni te dice tus defectos a la mínima, da algo por ti, no sé, te da muestras de cariño, apuesta ALGO por ti...

    ResponderEliminar
  3. Créeme... que a mi también me ha echado de casa, y no una sola vez... ahora me puedo reír hasta de ello porque más o menos lo he entendido.
    Sólo una cosa, recuerda, que a una madre y a un padre, nadie les ha dicho cómo tenían que hacer su papel, y tanto tú como yo no sabemos hacer el papel de hijas, a ellos tampoco nadie les ha enseñado. Y que ellos también se equivocan, y se sienten culpables, y a veces pueden llegar a estar ciegos. Esto me ha costado verlo, pero después se ve más claro.

    ResponderEliminar