20/9/13

'Creo que tenes razón la culpa es de uno cuando no enamora y no de los pretextos ni del tiempo.'

De entre el caos completo y que me salve alguien que no seas tú me quedo con el caos, aún con todo lo que representaría y los daños que causaría.
Sólo tu sabes salvarme, sólo tú sabes mis heridas, y las cicatrizas al pasar tus dedos por encima de ellas, sólo tú sabes repararme el instante antes de que me rompa. Para unos serán simplemente segundos, instantes, quizás menos, pero para mí representa la esperanza, esa que no queda y de la que me inundas cada vez que te veo sonreír.
Que sé que sino eres tú no será nadie.
Que sólo caminando a tu lado me siento segura a cada paso que doy, aunque vayamos sin rumbo fijo, ninguno carece de sentido, porque caminamos a la vez.
Que quien me va a besar los nudillos sino eres tú, quién me pondrá tiritas si ni saben que hay herida hasta que no ven la sangre.
No sé. Respirar contra tu cuello,
o respirar de él quizás.
Lo único de lo que estoy segura es de que está hecho a mi medida.
De que es el único lugar en el mundo en el que me siento refugiada, de mi misma, de los problemas, de ellos y de ellas, del pasado que no se va, y del futuro que nunca llega como quisiera que llegara. A salvo.
Y es que en el hueco de tu cuello ya nada importa.
Simplemente tú y yo.
Ni siquiera se oyen las voces, ni las olas romper contra las rocas, ni los murmullos de la gente que pasa al ver que llevamos más de una hora cuerpo con cuerpo, no siento las ganas de huir, y si vienen siempre las alejas, me abrazas más fuerte y se evaporan. Y es que es ahí dónde yo tendría que vivir, no en este puto mundo dónde el ruido de bombas en Palestina pasa desapercibido si entramos a un centro comercial. No quiero, no quiero formar parte de 'este' mundo donde un niño tiene el estómago vacío y todo lo que recibe si pregunta por comida es una mirada de desprecio y unas palabras que le dicen que se lo gane. Me asquea el hecho de que los medios de comunicación, el consumismo y la tele diga y haga más por nosotros que nosotros mismos. Que renuncien al hábito de pensar porque no tienen una recompensa salarial a cambio.
Y ahí te encontré. Mi refugio.
Mi tregua.
Y no quiero que acabes. Que acabemos. Ni rompernos sin arreglarnos. Prométeme, que lo resistiremos.
Att: Carla♥


No hay comentarios:

Publicar un comentario