25/9/13

'Nací intentando suicidarme. Depresivo hasta la hora de marcharme. Matándome por dentro para no matarte.'

Con la sonrisa rota.
Pero le quitas la mirada de encima
y ya ni se nota.
Dónde hace un instante sonreía,
ahora llora.

Y es que el sonreír es una forma más de llorar,
otra forma más de sufrir.
Mi sonrisa es un vacío que nunca podrán llenar,
una cicatriz que nunca cicatrizará

Pero sigo sonriendo,
mientras por dentro estoy muriendo,
y ellos fingen que no se dan cuenta,
cuando en realidad hasta se alegran.

Que dirán cuando me vaya,
cuando nada quede,
dirán que no tenía problemas,
que parecía feliz,
la clave está en el 'parecía'.
Solo mentía.

Dirán también que nunca pedí ayuda,
en realidad era un grito constante y desgarrador,
el caso es que no querían escuchar.
Que si lloraba me decían que que me pasaba,
pero cuando acababa ni se preocupaban.

Y nunca lo entendieron,
que para muchos sonreír es un infierno.
Que no es ser feliz,
es recordarte a ti mismo que nunca lo serás,
que hagas lo que hagas siempre fallarás.

Pero eh, que ella sigue sonriendo,
y ¿qué más da la mirada perdida?
Que se pierda en sus propios sentimientos,
que tenga las muñecas llenas de heridas?

Está en una guerra contra si misma.
Pero nadie parece entenderlo,
nadie quiere saberlo.

Si preguntan y se largan antes de que pueda responder,
si lo único que quieren es saber,
saber para hablar
hablar para criticar
y luego les irán con el cuento a los demás.

Se reirán de tus problemas,
pero nadie te ayudará.

Cuando sea tarde
dirán que no lo entienden,
si todo te iba bien...
Mientras que lo único bueno de tu vida
era que a cada día estabas más cerca de tu propio final.
Sonriente, si,
pero autodestructiva como la que más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario