21/9/13

Only hate the road when you're missing home.

Llega la noche.
Anochece.
El cielo se pone sus mejores colores.
Rosa, azul, violeta, naranja, rojo y amarillo.
Y luego todo oscurece.
Hasta que ya no quedan colores.
Todo es negro.
Y ves la luna.
Tan lejos.
Tan solitaria como siempre.
Llena de imperfecciones.
Pero más bonita que ninguna.
Esta noche las estrellas no brillan.
Solo hay niebla.
Y al igual que Benedetti.
'Miro como te vas adentrando en la niebla y empiezo a recordarte.'
Lo que un día eran colores hoy se convierte en el blanco y negro más desolador y triste de la historia.
Y es que sin ti eso es la vida.
No tiene colores.
Y yo no tengo ganas.
Por no tener no tengo ni esperanza.
Necesito tu sonrisa.
Tus besos.
Tus abrazos.
Necesito tu calor.
Tus pies caminando al lado de los míos.
Sobre el abismo.
No sé.
Siempre te siento.
Pero en noches como estas tu ausencia me invade e inunda.
Y ante eso que mejor que que me abraces.
Pero claro.
He de recordarme que nos separan kilómetros.
Y eso es lo que más duele.
El no tenerte al despertar de madrugada al otro lado de la cama.
Que no puedas despertarme si tienes pesadillas.
Y es que hay noches como estas en las que un 'lo lograremos' me sabe a poco, en la que esto sólo se solucionaría contigo a mi lado.
Pero bueno, si me rompes repárame luego, y si me rompe la distancia apunta la de besos que me debes por kilómetro que recorra para ir a verte.
Att: Carla♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario