22/9/13

“Si alguna vez me suicido será en domingo. Es el día más desalentador, el más insulso. Quisiera quedarme en la cama hasta tarde, por lo menos hasta las nueve o las diez, pero a las seis y media me despierto solo y ya no puedo pegar los ojos. A veces pienso qué haré cuando toda mi vida sea domingo."

Lo peor son los domingos.
Hay domingos y domingos.
Domingos que ni son domingos si el lunes es festivo y no trabajas.
Domingos inactivos. Casi muertos.
Domingos de matar el tiempo.
Domingos de insatisfacción, de los de leerte un libro entero y seguir sintiéndote vacía.
Domingos de recuerdos y lágrimas.
Domingos de paseos con la bici en una constante carrera entre tú y tus sombras.
Domingos vacíos.
Pero este... Este es un domingo suicida.
Está en ruinas.
El domingo en ruinas, y yo arruinada sentimentalmente. Menuda pareja hacemos.
Este está en blanco y negro.
Es el silencio, el contener la respiración antes de que lo malo te estalle en todas las narices. Es el abismo que te grita, son las grietas, los rotos, los daños.
Hay domingos que son tregua, en los que más que lo que está por venir respiras el fin de semana.
Este no es uno de esos.
Este es un blanco y negro.
Uno de los vacíos.
De esos en los que se suicidaría hasta Benedetti.
Y de los que ni La Fuga juraría cambiar de vida.
Es un domingo sin color, sin ganas, sin sabor, sin esperanza, sin sueños, sin vida, en definitiva, sin ti. Y siempre que me faltas me falto yo, así que es un domingo sin mí.
Es un domingo en el que mi abismo y mi vacío brindan mientras tú y yo lloramos.
Eso es un domingo.
Esto es este domingo.
Att: Carla♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario