27/10/13

Días de lluvia.

Hecha de cristal,
de rotos,
sólo sé causar destrozos.

Las ruinas de la que un día fue mi vida,
las dudas,
las inseguridades,
los miedos,
siempre comiéndome viva.

Y es que a cada noche que pasa
la llegada de la felicidad se retrasa,
hasta que ni la espere,
voy consumiendo tan rápido
que si te digo la verdad no espero ni a que llegue.

Y es que ahora me siento así,
queriendo huir,
de algo que va por dentro de mí.

La vida ya no me llena,
tan sólo me quema.

Como nuestra foto en la pared,
recordándome que fuimos felices,
al menos una vez.
Recordando que crecimos
y lo jodimos.

Ahora quiero alejar a la depresión de lo que soy,
que venga alguien y me devuelva a la que fui,
que estoy cansada, de despertarme y preguntarme el por qué sigo aquí,
y de acostarme llorando.
Con cada puta herida sangrando.

Quiero volver a ser una,
que mi cuerpo y mi alma se unan.
Nunca más volver a sentir esta fractura.

Ahora afuera llueve,
y todo se empapa dentro.
Y es una putada,
lo de no tener debajo tu cuerpo.

Pero si tu ya no me sientes,
¿de qué vale que te sienta yo?

Probablemente de nada,
pero no sé,
algo falló,
algo se te olvidó,
sentirlo quizás.
Que hay cosas que no se borran en dos días,
ni con personas ni con lluvia ni con nuevas caídas.

Quizás yo te llevaba en el pecho, y tú sólo me llevabas en la piel.
Y claro, al llover...

Att: Carla♥




No hay comentarios:

Publicar un comentario